El Publicista

Durante la década de los sesentas del siglo XX México atravesó por una época de franca bonanza económica y social. Al boom provocado por la post- guerra se sumó una atinada administración gubernamental, que trajo al país muchas inversiones de todo el mundo, pero sobre todo de los EU, cuyas principales empresas llegaron a instalarse trayendo con ellas a sus marcas.
Con todo y la proliferación de marcas comerciales y la constante apertura de las agencias de publicidad trasnacionales, en muchos mexicanos el gremio publicitario mexicano a dolió hasta la década de los ochentas de la falta de una revista especializada en temas publicitaria y/o de producción, si bien hubo dos que tres intentos al respecto.
Así, en 1980 Antonio Delius inicio la publicación de EL Publicista, revista impresa mensual dirigida a los gremios de las comunidades que laboran en la mercadotecnia y la comunicación comercial y en la generación y producción de todo tipo de contenidos para los medios.
Aparte de servir a sus lectores con la verdad oportuna, uno de los más grandes logros de El Publicista radica en su publicación interrumpida.

Antonio Delius

Antonio Delius de la Vega, nuestro director general, fue director creativo de muchas de las principales agencias durante la época de oro de la publicidad mexicana. Ahí detecto la necesidad su gremio por un medio especializado y en 1980 nuestro hombre inicio la publicación de EL Publicista, revista impresa que, conforme a la época, ha ido creciendo a otras plataformas, sobre todo digitales e impresas con el afán de servir a sus lectores con toda veracidad y oportunidad.

El Libro Gordo
Antecedentes

A petición del gremio publicitario en general, desde 1990 iniciamos con la publicación de La Agenda del Publicista, con la información sobre todo los proveedores de esta industria, incluyendo a los medios.
14 años después, a solicitud ex profesa de la Asociación Mexicana de Filmadoras, (A.M.F.I) en 2014 editamos también El Onix, el directorio de la industria fílmica y de contenidos audiovisuales en general, que vino a ser el segundo en su tipo en toda la historia del séptimo arte en México (el primero fue El Medio, que desaparición en los años noventa).
Nos animamos con El ónix porque, en muchos casos, la información coincidía con la de La Agenda.

El Libro Gordo
La razón de ser

La industria de la producción de contenidos audiovisuales en México es sumamente importante para el país: en volúmenes de riqueza generada y empleos generados está por encima de PEMEX y la industria automotriz. Nuestro país es el quinto en esta actividad, en el mundo y el primero en idioma español.
Dos o tres años después de haber iniciado El Onix, AMFI nos hizo saber que se retiraba del proyecto, dejándonos a nosotros la elección de querer continuarlo: hacerlo no nos fue tan difícil y las actividades de producción de contenidos y comunicación comercial precisaban de un directorio así: fue entonces cuando nació.